LA EVOLUCION DE LOS KPI

Cuando de medir se trata la única certeza que tenemos es que LOS NUMEROS NO MIENTEN.

Es por eso que se considera necesario estar constantemente monitoreando los KPIs (KEY PERFORMANCE INDICATORS) de una tienda.
Estos INDICADORES CLAVE de RENDIMIENTO son métricas relevantes para conocer lo que sucede en su negocio, y determinan si el mismo está yendo por el camino correcto.

En términos generales, los KPIs se utilizan para determinar si está cumpliendo sus objetivos. Se les llama indicadores clave de rendimiento por una razón: le ayudan a medir su rendimiento, para que pueda decidir el curso de acción correcto.

LA NUEVA EXPERIENCIA.

A partir de este año la experiencia del shopper dentro de la tienda que conocíamos, cambió. Ya no va a volver a ser la misma. Por eso las métricas claves de una tienda tienen que evolucionar con este cambio. A partir de este año vamos a tener un shopper que probó la comodidad del online y la va a exigir en el offline.

COMO CAMBIAR.

MEDIR LOS INDICADORES MIENTRAS SUCEDEN: Uno de los factores más importantes es poder obtener las métricas de forma REAL TIME, monitorearlas minuto a minuto. Esto es clave para poder accionar justo cuando se está produciendo el desvío. El rápido accionar es una ventaja clave para ganarnos a este nuevo SHOPPER.

LOS NUEVOS KPI

Además de tener toda la información clave YA (como la tiene el mundo online), debemos evolucionar los indicadores claves del negocio dándole una vuelta más que permitan ajustarnos a esta nueva realidad.

Acá les dejamos algunos ejemplos:

VENTAS POR SUPERFICIE:

Uno de los indicadores más importante del RETAIL, es poder medir las ventas en función a los m2 que tiene la tienda. Es buen indicador de la productividad de la tienda y también pueden indicarle si está haciendo un buen uso del espacio en su tienda.

Para actualizar este indicador podemos agregar el factor tráfico de tienda y sus distintos sectores. Así entenderíamos algunos aspectos extras:

  • Atractividad de la tienda, en función a su superficie y a sus ventas.
  • Atractividad de los distintos sectores de la tienda.
  • Horarios de mayor concurrencia en función a las ventas.
  • Aprovechamiento del uso de la superficie de la tienda.

VENTAS POR EMPLEADO:

Es un factor clave para poder medir el rendimiento de la fuerza de ventas y útil para poder planificar de mallas del personal de atención en tienda.

En este indicador también resulta clave agregar la variable tráfico de tienda y de sus  sectores, porque podremos:

  • Estimar la cantidad de vendedores necesarios según el tráfico.
  • Medir si las ventas por vendedor coindicen con el tráfico de la tienda.
  • Poder armar mallas de vendedores, no solo pensando en las ventas sino en el tráfico, para poder lograr mejor atención y mayor conversión.
  • Podemos optimizar el staff de ventas en función a los sectores más concurridos de la tienda.

TASA DE CONVERSION:

La tasa de conversión habla de la efectividad de las ventas en función a la cantidad gente que se encuentra en la tienda.
Es clave porque habla de lo bueno que uno es para convertir tráfico en ventas.

En este caso particular agregando una variable, la  información demográfica de quien es su SHOPPER, podríamos ser más efectivos en varios aspectos.

  • Los vendedores tendrían más información de quien es realmente su potencial cliente.
  • Armar promociones más acordes a las personas que ingresan a la tienda.
  • Tener un inventario y stock que se acomode a las necesidades.

Hay muchos más KPI para retails físicos, pero estos 3 son claves para todo tipo de negocio.
Evolucionarlos también es poder medirlos, analizarlos, accionar y controlar.
Por eso es clave invertir en soluciones tecnológicas que logren medir todas estas métricas de forma real time, para que estén disponibles en el momento necesario.